El cielo siempre está abierto

Cielos abiertos sobre Puerto Rico

El cielo siempre está abierto para ti y para mí. Muchas veces necesitamos que nos lo recuerden, porque en este siglo se resalta lo malo y lo bueno parece una pizca de azúcar en medio de un vaso con zumo de limón.

Nacimos para darle luz a este mundo; no para que nos la quiten. Hay mucho por lo que vivir, empezando por nuestro propósito y las promesas que Dios nos dio. Sobre todo eso, está el amor. Existimos por amor, para amar, para ser amados…por eso vivimos y no en vano los cielos se abren para ti y para mí hoy y siempre.

Sobre ti y sobre mí hoy caen bendiciones, milagros, provisión, sueños, visiones y misiones, para que podamos brillar frente a aquellos a los he les urge ver la luz y recibir lo que por gracia tú y yo hemos recibido.

Anuncios